Desde el grado de cocción variable de los noodles hasta el grosor de los caldos, cada región japonesa tiene su propia versión de ramen. 

La magia ocurre cuando los cucharones de caldo bien caliente se encuentran con los sedosos fideos al dente. El ramen tiene ese encanto embriagador cuando llega a tu mesa todavía humeante, atrayendo un primer sorbo gigante.

Servido en más de 24,000 restaurantes en todo Japón, esta deliciosa comida asiática es cada vez más venerada en todo el mundo por su complejidad culinaria, desde la profundidad del sabor en el caldo hasta el bocado perfecto de los fideos. Incluso puedes diseñar tus propias versiones y crear sabores únicos para tu paladar. Acompaña con una cerveza bien fría o sake y disfruta con tus amigos.

Lo que una vez fue la cena de un trabajador se ha transformado en una encarnación culinaria de la búsqueda japonesa de la perfección. Y en diciembre de 2015, Tsuta, un humilde restaurante en el distrito Sugamo de Tokio, recibió una estrella Michelin.

Tsuta restaurante de ramen

Ramen Sapporo

Es uno de los estilos más icónicos de ramen y ahora sabemos por qué. Fue diseñado específicamente para los residentes de Hokkaido que anualmente se ven sometidos a los duros y nevados inviernos de la región.

Si bien los sabores ricos y salados que vienen con la base de miso, la nuez de mantequilla y los mariscos de temporada son deliciosos, el que hace la diferencia es el montón de maíz dulce sobre el ramen.

Hakodate

También procedente de la región de Hokkaido se encuentra el modesto ramen Hakodate. Un caldo shio (sal) claro y ligero baña fideos finos y un puñado de aderezos: brotes de bambú conservados, un par de rebanadas de cerdo y una pizca de cebollines.

A primera vista, parece insípido. Pero la magia de Hakodate está en su moderación y en el caldo, mientras que el aspecto recatado está lleno de sabor.

Kitakata

Piensa en el plato de ramen más rico y sustancioso que hayas probado. El Kitakata es lo contrario. Pero eso no es necesariamente algo malo. El ramen Kitakata es un caldo suave, claro, a base de soya aromatizado con huesos de cerdo y niboshi.

Sus fideos, espesos y ligeramente rizados gracias a su proceso de maduración, son también un rasgo distintivo del plato.

Ramen Asahikawa

Para rematar la trilogía de los mejores ramens de Hokkaido se encuentra el ramen shoyu (soya) de Asahikawa. Con el miso ramen de Sapporo, el shio de Hakodate y ahora el shoyu de Asahikawa, un solo viaje a Hokkaido te garantizará la oportunidad de probar tres de los sabores de ramen más populares.

Al igual que el de Sapporo, el ramen de Asahikawa se diseñó pensando en el frío. Esta vez, para inviernos que pueden llegar hasta los -30 ℃.

Ramen Asahikawa

Hakata

Es posible que ya hayas probado el tonkotsu ramen, pero este platillo se conoce mejor como ramen Hakata.

Tonkotsu simplemente se refiere a “hueso de cerdo” y representa la técnica de hervir los huesos de cerdo durante ocho horas hasta que el caldo pasa a ser un blanco lechoso y se impregna deliciosamente con los sabores de la carne de cerdo.

Los fideos son típicamente delgados y duros para que no se cocinen demasiado y se desintegren en la sopa antes del final de la comida. La comida asiática es muy querida en países de Latinoamérica como México, así que no olvides pedir este platillo a domicilio.

Ramen Tokio

Sus limpios sabores de mariscos y pollo nos dan una indicación de los humildes comienzos del ramen de Tokio. Hoy en día, el dashi se cuece a fuego lento en caldo de pollo y shoyu, lo que le da a esta versión su característico color toffee oscuro.