Comer, rezar, amar es una película adaptada de la novela homónima de Elizabeth Gilbert. Llegó a la pantalla grande en 2010 dirigida por Ryan Murphy y protagonizada por Julia Roberts. Después de 11 años de su estreno es una película que tienes que añadir en tu lista si no la has visto. Te advierto que si quieres verla no olvides aprovechar las promociones pizza de tu lugar favorito, ya que se te pueden antojar unas rebanadas en algunas escenas.

Este filme cuenta el viaje de Elizabeth Gilbert, a través de tres países para descubrir más sobre ella. Italia, India e Indonesia son los lugares que nuestra protagonista visita con distintos objetivos en cada ciudad.

Liz comiendo pizza.Comer, rezar, amar
Imagen película Comer, rezar, amar

¿A dónde te lleva este viaje?

Liz tenía lo que muchos llamarían una vida perfecta, estaba casada y tenía el trabajo de sus sueños. En un viaje a Bali para escribir su nuevo libro se topa con Letut, un curandero que le da ciertas predicciones de su vida. Al volver a casa Liz no esta conforme con la monotonía y decide emprender un viaje alrededor del mundo. Aunque eso signifique terminar su matrimonio y comenzar su nueva vida sola.

Es así que emprende un viaje a Italia, atraída por el idioma y la cultura. Ahí conocerá a muchos amigos junto con los que disfrutará de comer y beber si tener resentimiento alguno. Sus paseos incluyen la visita a una pizzería real de Nápoles. LÁntica Pizzeria da Michele un emblemático lugar donde se dice hacen las mejores pizzas del mundo. Tal vez estas escenas te abran el apetito o te darán ganas de cocinar algo italiano

Después su viaje continúa en India donde intentará encontrar su paz interior, por medio de la meditación. Aquí también estará rodeada de personas que cambian su vida a través de sus historias. Para finalizar regresa a Bali al rencuentro con su viejo amigo Letut, para aprender de sus enseñanzas. Claro que en este viaje es posible que encuentre de nuevo al amor en el lugar menos esperado.

Esta es sin duda una película divertida, que muestra el recorrido de Elizabeth de una forma muy dulce. Ya que en el libro la autora incluye los malos ratos que pasó durante este viaje. Te la recomendamos si quieres ver un poco de los tres magníficos países a través de sus escenas. Además, estoy seguro qué te llevarás alguna enseñanza de esta historia. Te comparto una de mis frases favoritas: “Hasta que estés cómodo estando solo, no te darás cuenta de si estás escogiendo estar con alguien por amor o por soledad”. Cuéntame en los comentarios tu opinión de Comer, rezar, amar.