una de las películas más bellas del mundo

michel duran / “le canard enchainé” / paris

creo que en este caso si cabe hablar de perfección...

carlos fuentes / excelsior / méxico

es motivo de celebración:
una obra de arte que revela la verdad de manera tan absoluta es algo que pasa muy raramente..

willard van dyke / museum of modern art / new york

luis buñuel elogió a leduc “por su extraordinaria dirección”.

“esto” / méxico

...es algo increíble... no haber hecho, sino creado esta película...

gabriel figueroa / el día / méxico

...una película importantísima...
quizá la primera auténticamente capaz de situar de nuevo al cine mexicano en el panorama internacional.

emilio garcía riera / excelsior / méxico



new york :
un trabajo de gran sutileza, una obra muy especial

amos vogel / the village voice

roma :
sincera y apasionante, simple y emotiva

aldo scagnetti / paese sera

madrid :
cine libre y anticonformista

miguel rubio / nuevo diario

turín :
un film decididamente bello y mesuradísimo

gian maría guglielmino / gazetta del popolo

la habana :
original y de gran interés histórico

amalia barrón / prensa latina

atenas :
reafirma las esperanzas en el cine mexicano

tonys likouresis / sinhronos kinematographos

dusseldorf :
realismo sugetivo y distanciamiento inflexible reunidos en un grado nunca visto

peter steinhart / reinische post

praga :
realización sincera y emocionante

agencia ceteka

berlín :
la revolución y la guerra civil se aclaran como pocas veces es dado ver en una película

wilhelm roth / windsheimer zeitung

...Propone una impresionante lectura de la Revolución, desde abajo, para mostrar sentimientos humanos que la épica cinematográfica anterior no había podido mostrar...”

alvaro vázquez mantecón
“proceso” / bi-centenario fascículo
13 abril 2010



La película más rigurosa hecha por un cineasta mexicano ...en cierto modo, también es la primera verdadera película sobre la revolución...

emilio garcía riera / excelsior

..Con un equipo mínimo de técnicos, con una mínima cantidad de dinero, en las condiciones más adversas, el grupo que ha realizado el filme, ha mascado el polvo de los llanos, y esto no es metáfora. Gracias a ese polvo, a esa intemperie, a esas dificultades, el filme ha podido adquirir su sabor de verdad..

josé de la colina / excelsior / 29 de marzo 1972

El filme se instala como una reflexión del cineasta sobre la reflexión de John Reed sobre los acontecimientos en los cuales participa. Pero la manera misma de la filmación, la forma de seguir cinematográficamente el proceso, establece un tercer plano de reflexión, el del espectador. “México Insurgente” es una obra clásica y moderna a la vez. Epica y lírica, aún si Leduc filma con retención y evita cualquier transportación romántica. Pero justamente porque posa sobre su lirismo una mirada crítica, aquella que según Brecht debe estar en el corazón mismo de la consciencia épica. Todo está bajo el signo de la lucidez.

tomás pérez turrent / el universal / 28 de enero de 1973

Como fotógrafo, quedé maravillado. cómo, Paul Leduc, cineasta de 29 años, puede dibujar con imágenes una acción que se plantea en el pasado y es precisamente actual y del futuro. Es la película de la juventud sobre la Revolución Mexicana, con un estilo gramatical cinematográfico absolutamente nuevo.

héctor garcía / excelsior / 4 de abril 1972



Una sensibilidad anti-convencional, anti-sentimental, anti-folklórica, anti-heróica y por tanto, más cercana a una realidad revolucionaria.

amos vogel / The Village Voice / New York / 22 de junio 1972

Un documento soberbio, más verdadero que los verdaderos.

robert benayoun / Le Point / Francia / febrero 1973

Sobre un tema emparentado con Sergio Leone, si “hubo alguna vez una Revolución” fue ahora. Y el talento.

tristan renaud / Cinéma 73 / Francia / marzo 1973

Es notable por ir más allá de las polémicas políticas y decir cosas importantes sobre la amistad y el compromiso con una forma de vida.

jerry oster / Daily News / New York / 30 marzo 1973

Por primera vez, la revolución Mexicana aparece liberada de todo el folklore que acompañaba obras, incluso estimables, como “Viva Villa o Viva Zapata”.

jean a. gili / Écran 73 / Francia / marzo 1973

Filmada en 16mm y fuera de las estructuras industriales del país, consigue una óptima calidad y resulta la más atendible saga de la Revolución Mexicana.

tino ranieri / L´Unitá / Italia / 18 septiembre 1972

Magistral reconstrucción de una revolución, que si no oyéramos la banda de sonido pasaría por un documento de la época.

patrick gibbs / The Daily Telegraph / Inglaterra / 11 enero 1974

Realismo y verdad realmente emocionantes, al estilo de “La batalla de Argel”, tiene la frescura propia de los relatos reales.

Clarín / Buenos Aires / febrero 1974

Fascinante: a veces imaginaria, a veces elusiva, al azar del desorden y la violencia militar, captada con resultados impresionantes como si hubiese sido filmada 60 años antes.

paine knickerboker / San Francisco Chronicle / 15 mayo 1974

Si esta película se hubiera hecho en Hollywood, habría sido en Technicolor. Ronald Reagan habría llevado el estelar y Leo Carrillo habría hecho un amable pero estúpido Pancho Villa. Grandes batallas llenas de cadáveres, mostrarían como las revoluciones no llevan a nunguna parte. Leduc no sigue esta lógica ni organiza asísu película, que muestra tantas verdades que no podrían ser mostradas de otra forma.

tom foley / Daily World / NewYork / 27 septiembre 1974

La implacable coherencia del libro de John Reed, se sostiene a lo largo de la película, que no pretende ser otra cosa que una cinta de ficción, pero que parece haber llegado muy cerca de la esencia de su personaje protagónico.

penelope gillhatt / The New Yorker / Octubre 1974

“Testimonio de un testimonio” es el propósito de esta hermosa película que desmitifica la Revolución Mexicana y sus hombres tal como el oficialismo político ha intentado presentarla y adorarla.

rodolfo izaguirre / Cine / Caracas, Venezuela / 1974





EL ARTE Y LA REALIDAD

Eraclio Zepeda hizo el papel de Pancho Villa en “México Insurgente”, la película de Paul Leduc, y lo hizo tan bién que desde entonces hay quien cree que Eraclio Zepeda es el nombre que Pancho Villa usa para trabajar en cine...

Hacía medio siglo que Pancho Villa había muerto, pero a nadie sorprendió que apareciera por ahí, en plena filmación...

Una noche, después de una intensa jornada de trabajo, unas cuantas mujeres se reunieron ante la casa donde Eraclio dormía y le pidieron que intercediera por los presos.

A la mañana siguiente, bien tempranito, él fue a hablar con el alcalde...

- “Tenía que venir el general Villa, para que se hiciera justicia...” comentó la gente....

eduardo galeano
“el libro de los abrazos" / 1980



El sistema tuvo muchos problemas para incorporar a Pancho Villa a su retórica visión de la Revolución Mexicana... (...la imagen causaba permanentes resquemores...) hasta la maravillosa excepción de “Reed, México Insurgente”.

paco ignacio taibo II
“Pancho Villa” / ed. planeta / 2006

Notable película cuyo oblícuo camino alcanza una sutileza extrema.

En compañía del periodista izquierdista noreteamericano John Reed, penetramos poco a poco en la verdadera realidad de la Revolución Mexicana (o de cualquier otra revolución, para el caso) : treguas y confusiones, líderes falibles (es decir, humanos), caminos traqueteados, muertes inesperadas, amistades repentinas, progresiones sinuosas y actos cumplidos a medias. Es realmente así que las cosas deben haber sucedido.

La película adopta una actitud anti.convencional, anti-folklórica, anti-sentimental, anti-heróica y por consecuencia se aproxima tanto más de la realidad revolucionaria.

A medida que avanza, Reed – que al principio tenía solo la intención de “relatar” un acontecimiento con el que simpatizaba – comprende que le hace falta participar. Finalmente, con un gesto discreto, pero magníficamente conmovedor, rompe la vitrina de una tienda y se convierte en revolucionario.

Amos Vogel,
El cine, arte subversivo.
(Film as a subversive art)
Éditions Buchet/ Castel,
Paris 1977

En los primeros años 60 hubo en la mayoría de los países de América Latina un vigoroso movimiento cinematográfico que originaron el llamado Nuevo Cine Latinoamericano. Los países pioneros fueron Argentina, Brasil y Cuba, pero esta “nueva ola” se componía mayoritariamente de documentales y cortometrajes que rara vez llegaban a las pantallas fuera de sus países de origen. Sucedió entonces en los años 70, que a partir de México, con ayuda del Estado, (que poseía una poderosa maquinaria de distribución , la ahora extinta Pelimex) pudimos empezar a conocer películas de nuevos directores, muchos de ellos graduados en escuelas de cine. Entre ellos, Paul Leduc formado en Francia, cuyo primer trabajo “Reed: México insurgente” basado en el relato de los viaje de John Reed por México en 1913, fue aclamado como el primer verdadero retrato de la Revolución Mexicana en una película.

Realizada independientemente de las estructuras sindicales (lo que por un tiempo motivó que la película estuviera prohibida) usando técnicas documentales, pocos diálogos, imágenes viradas al sepia y una estética más controlada que la del gurú brasileño Glauber Rocha, Leduc se convirtió en un icono de la renovación y su película, una señal de esperanza para muchos cineastas, como un ejemplo de un cine post-moderno. Este trabajo llevó a otros de Leduc, que se encuentran entre los mejores del cine latinoamericano, como “Etnocidio” y sobre todo “Frida,naturaleza viva” hasta ahora la mejor cinta basada en en la vida y obra de Frida Kahlo, con una sobresaliente actuación de Ofelia Medina.

Edgar Soberón, Panamá, IMDB, 2006

Paul Leduc (México 1942) hizo estudios de arquitectura y de teatro, antes de hacer crítica cinemográfica y de obtener una beca para estudiar cine en el IDHEC (Intitut des Hautes Études Cinématographiques) en Paris a mediados de los años sesenta. De regreso a Mexico, al final de 1967, realizó une veintena de cortos para el Comité organizador de los Juegos Olímpicos (con el Grupo Cine 70 integrado, junto con otros, por Rafael Castanedo, Alexis Grivas y Bertha Navarro), así como de tres cortometrajes para el Consejo Nacional de Huelga, del movimiento estudiantil de 1968.

A pesar de algunos puntos comunes con sus compañeros de generación (estudiar como Cazals en el IDHEC, colaborar junto con Ripstein en el documental Q.R.R. de Gustavo Alatriste-1970) Leduc ha llevado una carrera que se ha mantenido siempre a distancia de la industria. Hasta el momento, no ha relizado nunca una película producida por las intituciones del Estado, prefiriendo financiar su trabajo de manera independiente por productores privados, universidades, sindicatos, cooperativas o capitales extranjeros.

Es por ello, que su filmografía, por comparación, es relativamente corta y no ha filmado en 35mm sino hasta 1988. Es por otra parte, el cineasta que mantiene el sentido político más vivo, expresado sobre todo en sus documentales.

Leduc realiza su primer largometraje en 1970 : “Reed-México insurgente”, una producción independiente, filmada en 16mm y adaptada del libro homónimo del periodista norteamericano John Reed. La película busca presentar una visión desmitificada de la Revolución Mexicana, un período que antes no había sido mostrado con autenticidad salvo por dos cintas del realzodor Fernando de Fuentes (“El compadre Mendoza” en 1933 y “Vámonos con Pancho Villa” en 1935).

Con imágenes en blanco y negro viradas al sepia y una acuciosa reproducción de la época, la película adopta un tono de realismo casi documental para describir la toma de conciencia de Reed y su evolución hacia la participación activa en el conflicto. Laureada con el Premio Georges Sadoul 1972, “México insurgente” demostraba que el cine histórico puede realizarse sin la solemnidad de los manuales, con la espontneidad de un documental político contemporáneo e incluso con un presupuesto reducido.

Leonardo García Tsao
en “Le Cinéma Mexicain”
bajo la dirección de Paulo Antonio Paranagua
cinéma pluriel / centre georges pompidou / 1992

...Propone una impresionante lectura de la Revolución, desde abajo, para mostrar sentimientos humanos que la épica cinematográfica anterior no había podido mostrar...”


Alvaro Vázquez Mantecón

“Proceso” / bi-centenario fascículo

13 abril 2010




realización paul leduc
producción ejecutiva bertha navarro
guión juan tovar y paul leduc
sobre "méxico insurgente" de john reed
colaboración de emilio carballido
imagen alexis grivas
edición rafael castanedo
giovanni korporaal
sonido directo e.higuera
m.lópez
m.ramírez
a.bermúdez
producción salvador lópez ollin sa y asociados
[luis barranco y bertha navarro]



con
john reed claudio obregón
gral. tomás urbina eduardo lópez rojas
pablo seáñez ernesto gómez cruz
julián reyes juan ángel martínez
fidencio soto carlos castañón
isidro amaya víctor fosado
longino guereca hugo velázquez
silveyra sergio de la peña
isabel lynn tillet
gral. francisco villa eraclio zepeda
gral. felipe ángeles carlos fernández del real
antonio swafeyta max kerlow
periodistas héctor garcía, luis suárez
sacerdote francisco laviella
ministro luis jasso
venustiano carranza enrique alatorre
don mariano marianito escalante
asistente gral urbina galdino gómez
hombre del panteón brian nissen
hombre de isabel héctor téllez



staff juvenal herrera roberto gonzález miguel ruiz
foto fijas martín lasalle
regrabación salvador topete



rodaje en neg 16mm blanco y negro
ampliado a 35mm - viraje al sepia [francia]
impresión de copias en eastmancolor 35mm
duración: 90 min

UNICA VERSIÓN AUTORIZADA POR EL DIRECTOR




premio georges sadoul
a la mejor película extranjera
(francia)





ariel de oro / mejor película
y
ariel de plata / mejor dirección
(méxico)



nominada por méxico para el 
 foreign film award (oscar)
de la academy of motion picture arts and sciences
(u.s.a)




participa (fuera de concurso) en más de 30 festivales internacionales e inaugura semanas de cine mexicano en :

quinzaine des réalisateurs,  cannes
forum des jungen films,  berlin
mostra internazionale del nuovo cinema,  pesaro
new directors,  new york
rotterdam film festival
cartago, tunez
salónica, grecia
benalmádena, españa
varsovia, santiago de chile, praga
etc...






guion de juan tovar y paul leduc
editado por la
universidad autónoma de puebla
1992

prólogo de juan tovar



Cuando Paul Leduc, joven cineasta recién graduado en Francia,concibió la idea de una película basada en el “México insurgente” de John Reed, le puso un título que era todo un programa : “ A la altura de los ojos del hombre” [parafraseando la célebre sentencia de Howard Hawks sobre dónde se debía colocar la cámara cinematográfica].

Escribió una lista de secuencias, algunas con desarrollo, y sin otro valimento solicitó la colaboración de Emilio Carballido, a fuer de guionista destacado y maestro generoso. Viajero incansable, además, Carballido tenía entonces alguna travesía en puerta, pero se interesó tanto en el proyecto que no se avino a delegarlo del todo y entonces, a su vez, embarcó a quien esto firma, a fuer de discípulo adelantado, para que junto con Leduc trabajara en la primera parte de la adaptación; la segunda la iría enviando por entregas el propio maestro desde ultramar.

Así se hizo, y al cabo de un tiempo Paul y yo nos vimos ante un primer tratamiento que ya sólo por su extensión daba para dos películas, amén de que, previsiblemente, el tono y el ritmo adoptado por Carballido – en completa independencia y con más horas de vuelo –era otra cosa que el que nosotros dos habíamos llegado a establecer, no sin contienda. Procedimos, como era de esperar, a recortar ante todo la segunda parte, queriendo reducirla a un mínimo que más bien resultó módico al entrar todavía la secuencia del vagón rojo, tomada de Martín Luis Guzmán, la cual, por cierto, llegó a filmarse pero no a figurar en la copia final.

Mucho faltaba entonces todavía para que la idea alcanzara tan concreto estado. Completar el libreto fue apenas acabar de dar un primer paso entre el libro de Reed y lo que es la película. A lo largo del camino subsecuente, el relato fue modificándose, en detalle si no en sustancia, conforme el enfoque del realizador se precisaba y a la vez enriqueciéndose con las aportaciones de todos los otros colaboradores. nadie se extrañe, pues, de que el filme sea bastante más hablado por escrito que en la pantalla, ni de que en el guion falten, por ejemplo, las mejores frases del Pancho Villa de Eraclio Zepeda o la memorable fantasía artillera que Carlos Castañón compuso sobre la marcha.

El portento de “Reed: México Insurgente”, primera y última gran producción del cine independiente mexicano, se cifra afin de cuentas – como expresa el crédito colectivo con el que cierra- en la confluencia de creatividades que el proyecto generó. En el fondo de todo había, en verdad, algo a la altura de los ojos del hombre, algo así como un fervor patriótico, y eso perdura en la película haciéndola, a su vez, perdurable. No en balde ha aguantado ya sus veinte años, que no serán nada pero pesan como si fueran.

Juan Tovar
Enero 1991