soberbia por sus cualidades plásticas que se transparentan en cada toma la mirada de leduc sobre los seres y las cosas es de una gran belleza

serge toubiana / cahiers du cinéma / paris

una película absolutamente luminosa. el más convincente retrato-filmado-de-un artista que hayamos tenido. tomó riesgos enormes, pero valió la pena.

ruby rich / the village voice / new york

atrevimiento experimental, creación de una atmósfera sugerente y un enfoque desembozadamente artístico de problemas que en épocas no demasiado lejanas, habrían merecido un tratamiento más esquemático y palnfletario.

mario benedetti / brecha / montevideo

una pelicula fascinante...
son las ganas de encontrar a cada momento una nueva llave, el retoque que el artista aporta a los jirones oficiales de su obra involuntaria : su vida

serge daney / liberation / paris



sin orden cronológico, fluye con elegancia, sin embargo la vida de Kahlo, la pintura y el dolor, la política y las pasiones sexuales. ofelia medina envejece y rejuvenece a cada escena, mientras la cinta va y viene en el tiempo.

walter goodman / the new york times

como en “el jardín de las delicias” de bosch, como en el “guernica” de picasso, como en el mismo muralismo mexicano, la visión de conjunto es algo más que la suma de sus elementos simbólicos, trágicos y alucinantes. la yuxtaposición es su recurso.

en lugar de desarrollo lineal, leduc eligió reunir secuencias concentradas, cada una de ellas poseída de una enorme fuerza visual. para ese plan, no hacen falta las palabras..

homero alsina thevenet / página 12 / buenos aires

una película bellísima que hace revivir, con apuntes sucesivos similares a pinceladas guiadas por una inspiración principal, el destino de un personaje excepcional.

louis marcorelles / le monde / paris

una película provocadora humana y conmovedora, elaborada con diabólica premeditación, alevosía y autenticidad en el resultado.

soledad cruz / granma / la habana

un producto cinematográfico singular, es decir, único, incanjeable, que sabe elevarse a la altura exacta de su sustancia.

josé wainer / brecha / montevideo

lograda a nivel artístico y emocional. es una importante y brillante pieza del acertijo que maquilla a una de las mujeres más fascinantes del siglo.

amy sparks / cleveland edition

un filme insólito que produce una forma del padecimiento, de la compasión, de la pasión, de la pasión compartida, de la manera más digna, más pudorosa, de hacernos entrar en contacto con el dolor hecho carne.o

alicia migdal / el día / montevideo

lo que leduc nos propone es usar la imaginación, al mismo tiempo para ver qué es la pintura de frida y qué puede ser el cine cuando libera el imaginario, el imaginario del realizador y el imaginario del espectador.

josé carlos avellar / jornal do brasil / rio

y allí dentro, surge la emoción, a la que cada espectador podrá otorgarle el signo que su sensibilidad o ideología le marque. Como todo gran artista, Leduc sugiere, ilustra, conmueve, penetra y deja las puertas abiertas.

ronald melzer / aquí / montevideo

hay que decirlo con toda claridad : “frida” de paul leduc es una película sublime, insólita. eso debido a la personalidad fascinante de frida kahlo, a la belleza cruda y emotiva de su pintura, pero también al talento de paul leduc.

francoise deriaz / la suisse / geneve



el tema del individuo frente a la historia, presente en “reed, méxico insurgente” interesa de modo particular a leduc. en ello confluyen tema, contenidos y tratamiento del film :cuando la vida se expresa en el hacer, las palabras suelen salir sobrando.

susana velleggia / le monde diplomatique

magia pura es lo se ve en “frida”

pieter van lierop / utrechts nieuwsblad / holanda

gracias a “frida / naturaleza viva” el cine mexicano conoció una proyección internacional inédita, tal vez comparable a la etapa de buñuel en méxico en los años 50.

susana schild / jornal do brasil / rio do janeiro

el cine mexicano atraviesa ahora una profunda crisis económica y artística es mérito de leduc, a pesar de esta crisis haber creado una película sobresaliente.

oan m. west y dennis west / cineaste / new york

muestra ejemplar de compromiso con el cine y su realidad, destaca nítidamente por su elaborado tratamiento y por romper con todo esquematismo cinematográfico.

francisco adrianzén / cambio / lima

una pagana misa cinematográfica que lo dice todo, a pesar de ser una película casi muda.

pedro josé martínez / revista “encuadre” / caracas

breton no andaba tan despistado respecto al arte de frida. leduc utiliza tres destacados elementos surrealistas : el sueño, la crueldad y la sexualidad. parafraseando a breton “frida - naturaleza viva” en una bomba con un lazo.

edgar soberón / formato 16 / panamá

una pelìcula cuyas imágenes son capaces de marcar a cualquier sensibilidad por el resto de su vida

césar chirinos / “crítica” / maracaibo

una obra maestra mexicana. una película visualmente exquisita.

pele delappe / people´s world / berkeley

es la verdad de un sueño sin la especificidad del lugar común. dejamos la sala conociendo a frida kahlo, sabiendo cómo sintió y qué fue lo que moldeó su vida..

sally bourrie / new city / chicago

mi película latinoamericana favorita es “frida” de paul leduc.

eduardo galeano

Mi película latinoamericana preferida es “Frida” de Paul Leduc, porque no confunde la grandeza con lo grandote, y de muy sobria manera cuenta su historia, porque no sucumbe a ninguna tentación comercial, porque es digna de su tema, y dice lo suyo en un lenguaje visual despojado y de alta belleza, porque está dirigida y actuada al mejor nivel y porque señala el camino al cine latinoamericano más auténtico, sin complejos de inferioridad ni tendencia a la copia : ésta es una obra original, que a nadie imita, y fue realizada su hazaña creadora sin pedir perdón ni permiso.

Eduardo Galeano
en 1998, en rotterdam, fue organizado el festival “fiilm,muziek en literatuur-latino américa”, los organizadores [leo hannewijk, irma dulmers e isabel arrate] preguntaron a eduardo galeano, cuál sería su película latinoamericana favorita.

ésta fue su respuesta.







A mi juicio Ofelia Medina en "Frida" nos ofreces uno de los momentos más contenidamente emocionantes del cine nacional. Todo su trabajo interpretativo en la película de Paul Leduc(y algo habrá que anotar en la cuenta de este excelente director) es de primerísima calidad; su tránsito desde la juventud de firda a esos momentos finales en los que estalla en dolor y angustia, son la obra de una actriz cinematográfica de gran calidad...

Creo que nos encontramos ante uno de los más bellos, singulares y reveladores momentos de nuestro cine. Del cine mexicano de todos los tiempos...

Pablo Ignacio Taibo I
El Universal/19 de marzo de 1986



Si una palabra tuviera que definir a "Frida" es podría ser sensual . Colores y formas son sensuales, tal como el personaje y su parlamento, la fotografía y su composición.

"Frida" revela el alcance del film como una forma de arte: fotografía, sonido, atmósfera, edición, producción y direción vienen juntas y cada una sigue un camino en el cual ninguna de las partes se impone sobre las demás. Frida es interpretada brillantemente por Ofelia Medina; una actuación como la de ella no había sido vista en el cine mexicano desde hace ya mucho tiempo. Valentina Leduc, hija de Paul, es excelente en su papel de la niña frida...

Transfiguration







...Tal vez en el acto más audaz de los jurados – aparentemente una indicación del cambio de los tiempos en cuba- haya sido la premiación de "Frida", una obra bellísima que mezcla varios tabús vigentes hasta ahora en el bloque socialista, especialmente en la esfera soviética.

Entre ellos, una aproximación abierta a Trotski, relaciones homosexuales [cuando la película se exhibió en sala en funciones normales, el público cubano reía mucho en las secuencias de homosexualismo femenino] y, finalmente, una discusión abierta y cuestionadora del problema arte y política.

"Fue una discusión caliente entre los jurados, pero logramos vencer" me confió un miembro del jurado, evidentemente identificado con la victoria de "frida"... .

Helena Salem
enviada especial/Jornal do Brasil



Estimado Editor :

Me dió gusto ver el artículo favorable sobre “Frida, naturaleza viva” de paul leduc escrito por Amy Sparks. Sin embargo, hay una pequeña cuestión en la que difiero de amy. ella dice : "Leduc asume que el público tiene un conocimiento más que efímero sobre Frida y Diego, un tanto arrogantemente, me temo".

"Quizá sería prudente de nuestra parte ser un poco más humildes al describir a otros como arrogantes.

Aunque es cierto que la película asume una dosis de conocimiento [y no solo sobre frida o diego] pues contiene docenas de detalles visuales inexplicados (¿cuánta gente del público del instituto de arte pueden reconocer las fotos de Tina Modotti o de Robert Capa, o entender el sentido de los varios retratos de Zapata o entender lo que “el apoyo a España” significaba, o inclusive el hecho de que los volantes denunciando la intervención norteamericana en nicaragua no eran un guiño a un público contemporáneo sino una exacta referencia histórica?) de igual manera pasa cuando Amy piensa que "el público" es apolítico, histórica y culturalmente ineducado, así sea un público "cultivado".

En realidad, el público al que se intenta llegar en esta película, es en primer lugar un público mexicano “cultivado”, un subcultura muy diferente, de la que podría en realidad suponerse que entendería la mayoría de las claves visuales y por tanto tener una experiencia extremadamente rica.

Pero tengamos cuidado, la “ignorante” o accidental arrogancia en este caso podría no estar de parte de Leduc, que conoce a su público, sino de nuestra parte por asumirnos como el centro, como el público modelo, el depositario de los criterios verdaderos.

Es particularmente peligroso cometer este error para los norteamericanos y especialmente doloroso en estos dias, cuando la crisis económica de méxico ha estado reduciendo la producción de películas mexicanas, haciendo depender su industria de los estudios norteamericanos lo que produce equivalentes culturales a las fábricas que ensamblan o maquilan partes y piezas norteamericanas bajo órdenes norteamericanas.

steve cagan
cleveland edition/6 oct 1998






realización paul leduc
producción ejecutiva bertha navarro
guión juan tovar y paul leduc
sobre "méxico insurgente" de john reed
colaboración de emilio carballido
imagen alexis grivas
edición rafael castanedo
giovanni korporaal
sonido directo e.higuera
m.lópez
m.ramírez
a.bermúdez
producción salvador lópez ollin sa y asociados
[luis barranco y bertha navarro]



con
john reed claudio obregón
gral. tomás urbina eduardo lópez rojas
pablo seáñez ernesto gómez cruz
julián reyes juan ángel martínez
fidencio soto carlos castañón
isidro amaya víctor fosado
longino guereca hugo velázquez
silveyra sergio de la peña
isabel lynn tillet
gral. francisco villa eraclio zepeda
gral. felipe ángeles carlos fernández del real
antonio swafeyta max kerlow
periodistas héctor garcía, luis suárez
sacerdote francisco laviella
ministro luis jasso
venustiano carranza enrique alatorre
don mariano marianito escalante
asistente gral urbina galdino gómez
hombre del panteón brian nissen
hombre de isabel héctor téllez



staff juvenal herrera roberto gonzález miguel ruiz
foto fijas martín lasalle
regrabación salvador topete



rodaje en neg 16mm blanco y negro
ampliado a 35mm - viraje al sepia [francia]
impresión de copias en eastmancolor 35mm
duración: 90 min

UNICA VERSIÓN AUTORIZADA POR EL DIRECTOR




méxico


ariel a mejor película
ariel a mejor dirección
ariel a mejor guión
ariel a mejor actuación femenina
ariel a mejor escenografía
ariel a mejor coactuación femenina
ariel a mejor fotografía
ariel a mejor edición



la habana


coral a mejor película
coral a mejor actuación femenina
coral a mejor escenografía



berlin


premio c.i.c.a.e. del internationale forum des jungen films



montevideo


gran premio mejor película V festival cinematográfico internacional
mejor filme del año



festival de argel


premio especial del jurado



festival internacional de bogotá


mejor película
mejor actriz
mejor fotografía



festival de estambul


premio especial del jurado



festival de bondy


medalla de oro



venezuela


mejor película extranjeraasociación venezolana de críticos cinematográficos




guion de juan tovar y paul leduc
editado por la
universidad autónoma de puebla
1992

prólogo de juan tovar



Cuando Paul Leduc, joven cineasta recién graduado en Francia,concibió la idea de una película basada en el “México insurgente” de John Reed, le puso un título que era todo un programa : “ A la altura de los ojos del hombre” [parafraseando la célebre sentencia de Howard Hawks sobre dónde se debía colocar la cámara cinematográfica].

Escribió una lista de secuencias, algunas con desarrollo, y sin otro valimento solicitó la colaboración de Emilio Carballido, a fuer de guionista destacado y maestro generoso. Viajero incansable, además, Carballido tenía entonces alguna travesía en puerta, pero se interesó tanto en el proyecto que no se avino a delegarlo del todo y entonces, a su vez, embarcó a quien esto firma, a fuer de discípulo adelantado, para que junto con Leduc trabajara en la primera parte de la adaptación; la segunda la iría enviando por entregas el propio maestro desde ultramar.

Así se hizo, y al cabo de un tiempo Paul y yo nos vimos ante un primer tratamiento que ya sólo por su extensión daba para dos películas, amén de que, previsiblemente, el tono y el ritmo adoptado por Carballido – en completa independencia y con más horas de vuelo –era otra cosa que el que nosotros dos habíamos llegado a establecer, no sin contienda. Procedimos, como era de esperar, a recortar ante todo la segunda parte, queriendo reducirla a un mínimo que más bien resultó módico al entrar todavía la secuencia del vagón rojo, tomada de Martín Luis Guzmán, la cual, por cierto, llegó a filmarse pero no a figurar en la copia final.

Mucho faltaba entonces todavía para que la idea alcanzara tan concreto estado. Completar el libreto fue apenas acabar de dar un primer paso entre el libro de Reed y lo que es la película. A lo largo del camino subsecuente, el relato fue modificándose, en detalle si no en sustancia, conforme el enfoque del realizador se precisaba y a la vez enriqueciéndose con las aportaciones de todos los otros colaboradores. nadie se extrañe, pues, de que el filme sea bastante más hablado por escrito que en la pantalla, ni de que en el guion falten, por ejemplo, las mejores frases del Pancho Villa de Eraclio Zepeda o la memorable fantasía artillera que Carlos Castañón compuso sobre la marcha.

El portento de “Reed: México Insurgente”, primera y última gran producción del cine independiente mexicano, se cifra afin de cuentas – como expresa el crédito colectivo con el que cierra- en la confluencia de creatividades que el proyecto generó. En el fondo de todo había, en verdad, algo a la altura de los ojos del hombre, algo así como un fervor patriótico, y eso perdura en la película haciéndola, a su vez, perdurable. No en balde ha aguantado ya sus veinte años, que no serán nada pero pesan como si fueran.

Juan Tovar
Enero 1991