“Mezquital” es muy seguramente el mejor y más importante documental de largometraje hecho en toda la historia del cine nacional.

Sin embargo, cabe temer que “Mezquital” no se exhiba al público mexicano, que, lógicamente, es el que mayor interés y beneficio deduciría de conocerla. Resultaría pues lamentabilísimo que se convirtiera en una película “maldita”, cosa no del todo imposible, ni mucho menos.

Emilio García Riera
Proceso / México / 8 de enero de 1977 (“El Mezquital (1)")

“Etnocidio-Mezquital” es el mejor documental jamás filmado en México y una de las tres o cuatro películas más grandes de toda su historia.

Una película muy importante no solo en el contexto mexicano, sino en el campo del documental de todo el mundo : es un film que renueva y da vida a su género, por el rigor de su análisis sociopolìtico, por la manera como alcanza la totalidad partiendo de un fenómeno particular, por la predominancia que le devuelve a la imagen, por su ritmo que parece el del relato de ficción y la poesía, la grandiosidad, a la que llega sin hacer una sola concesión a la fácil espectacularidad.

Tomás Pérez Turrent
El Universal / México




Leduc, autor ya del notable “Reed, México Insurgente” declina la neutralidad del observador, la distancia científica que supone la práctica etnográfica.

“Etnocidio” expone con tono militante y los prestigios plásticos del mejor cine directo, el fenómeno intenso de aculturación que sufre actualmente la minoría Otomí en el Valle del Mezquital, en México. Sobriamente, sin otro comentario que las lúcidas declaraciones de los Otomiés, sin ninguna “voz off” inoportuna, confiando solamente en los mecanismos del montaje, en la fuerza de las imágenes, establece un repertorio ordenado, el abecedario de un asesinato cultural, - de un etnocidio – y muestra como la confluencia de un progreso industrial salvaje [cabalgando sobre su silla de alcoholismo, mortalidad laboral, prostitución, proletarización..] y de una explotación agraria represiva, conducida por “caciques”, que degrada las tradiciones del trabajo colectivo, contamina la palabra tribal, arruina la organización comunitaria y el entorno, alentando poderosamente la emigración, la dispersión del pueblo otomí”.

Ignacio Ramonet
Le Monde Diplomatique / Paris

“Etnocidio” es un documental conmovedor, descriptivo y analítico sobre la condición del grupo indígena Otomí que vive en el Valle del Mezquital. Es también la película mexicana más importante de los últimos años, comparable a lo que “Harlan County,USA” es para los Estados Unidos”.

Adrienne Mancia
Museo de Arte Moderno / New York

Sabe ver las cosas y sabe también hacer hablar a la gente. Eso nos da “Etnocidio” : una película-testimonio de una inusitada fuerza sobre el exterminio deliberado de los indios otomíes en el valle mexicano del Mezquital. Una vez más, el cine ha testimoniado. La televisión podría tomar el relevo con provecho a condición de que una libertad de información lo permitiera.

France-Soir
20 mayo 1977




“Etnocidio” es menos y mucho más que cine-directo o que un documental. Cada uno de los 18 capìtulos del film, podría haber sido tema de un documental. Pero no busca dar un cuadro completo de la vida de los Otomiés, así sean los que permanecen o los que emigran a México DF o a los Estados Unidos. Busca probar algo y recoge y organiza los hechos que documentan que son realmente víctimas de un etnocidio.

Es decir, víctimas de un programa sistemático de exterminación, si no consciente y deliberado, si diferido e ineluctable. Ni film etnológico ni documental, pero si un expediente : acta de acusación. Entonces es la argumentación lo que importa y por tanto la estructura de las palabras, testimonios y comentarios es su articulación.

La imagen juega el papel de autentificación y de leit motif o de contrapunto emotivo. “Etnocidio” acusa violentamente al sistema capitalista y al régimen político que coexiste con él. El etnocidio usa entonces otro nombre más suave : asimilación.

Michel Euvrard
Cinéma Québec / Canadá

“Etnocidio” es un documental que puede crear una escuela, mientras que demuestra ser, luego de su prodigioso “Reed – México Insurgente”, uno de los mejores directores mexicanos, si no el más original de todos ellos.

Su film es escueto y directo, su mensaje entendible aún para quién no esté para nada al corriente de la situación de los indios mexicanos. Con este documental, vuelve a dar importancia a las imágenes y al montaje, colocando en segundo plano a la palabra escrita o hablada, que en los últimos tiempos había agobiado tanto a los documentales de tipo sociológico, antropológico o político.

Ernesto Pérez
“La Opinión” / Buenos Aires
12-18 de junio 1977

Un film que rehabilita la noción misma de “didactismo”. El didactismo puede ser una de la formas más valiosas del cine y nos lo demuestra perfectamente con esta película.

Albert Cervoni
”L´Humanité” / Paris
16 mayo 1977




“Mezquital”, basado en una investigación antropológica dirigida por Roger Bartra, muestra de qué modo el análisis ciéntifico de la sociedad puede combinarse con la expresión del propio pueblo y ambos ser organizados estéticamente, con la dramaticidad política adecuada y mediante un hábil trabajo de cámara y de montaje.

Néstor García Canclini
“Arte, sociedad,ideología” / México
junio-julio 1977




“Etnocidio” supera con mucho el pobre nivel en que está acostumbrado a desenvolverse el milagroso cine mexicano (es verdaderamente milagroso que siga funcionando con tantos obstáculos).

No descubre, para muchos, una realidad desconocida, porque el Mezquital es de aquellas injusticias vivientes conocida como “secreto a voces”.

Para conseguir un análisis profundo de la situación, olvidándose de barroquismos cine-show que lo alejen de su objetivo, estructura su planteamiento siguiendo un orden alfabético en su presentación cubirendo con esto casi todo el abecedario. Y con esta arma metodológica (derivada de una concepción netamente estructuralista) pocos son los detalles que escapan a esa cámara crítica, descriptiva y analista.

El impacto del mensaje, a no dudarlo, es brutal. Las caras de esos indios otomíes -que a la vez expresan odio, violencia, rebeldía e incompensión- se configuran en cada secuencia del filme. Y si existiera una ruta que explorara todos los matices del dolor, de la injusticia de lo que sencillamente escapa al más mínimo rasgo de humanidad, ese camino estaría recorrido en muy buena parte por los ancestrales habitantes del Mezquital.

Luis Arrieta Erdozain
“La Onda”-Novedades / 19 de junio 1977




El extraordinario largometraje documental “Etnocidio” se divide en partes cuyos títulos van señalando la progresión del abecedario, desde la A de antecedentes hasta la Z de Zimapán. Es curioso como un procedimiento narrativo que podría parecer en principio tan arbitrario y aún, si se quiere, malamente ingenioso dada la naturaleza de la empresa, sirve a un rigor pocas veces visto en el género al que la cinta pertenece : el documental, que por lo común, trafica en exceso con lo aleatorio.

El resultado consigue hacernos entender la vida del otomí y decirnos claramente que esa vida nos concierne. Con las armas aparentemente objetivas del cine documental y aún respetando escrupulosamente las reglas de esa supuesta objetividad, quedan destruídas las distancias cómodas ante “lo exótico”, ante “lo que le pasa a otros”.

Pero a la vez, demuestra que el cine de clara y violenta denuncia social puede ser también cine de autor. Es más, que no sólo puede sino que debe serlo, porque la película no tendría la eficiencia que la hace excepcional de no haber hecho sentir Leduc en ella su propia indignación, su dolor, su rebeldía y, más al fondo, su sensibilidad de la muerte, pues no en balde la cinta se refiere desde el título a un etnocidio.

Ya en “Reed-México Insurgente”, como se recordará, la muerte de un maestro de escuela, vista desde muy lejos, revelaba cuánto obliga la concernencia al pudor y cuánto expresa el pudor una auténtica sensibilidad. Así, “Mezquital” es una película terrible, dolorosísima, que no contiene una sola imagen tremendista : registrar la tragedia del pueblo otomí, significa respetar su dignidad con la sensibilidad de la que solo es capaz un verdadero autor de cine.

Emilio García Riera
Proceso / México
(“El Mezquital (2) “Clara y violenta denuncia social”)




ETNOCIDIO – NOTAS SOBRE LA REGIÓN DEL MEZQUITAL


una coproducción Canadá-México
realización paul leduc
guión roger bartra
paul leduc
imagen georges dufaux
2ª cámara angel goded
asists. de cámara fernando robles
leoncio villarías
sonido serge beauchemin
prod. ejecutivo carlos resendi
edición rafael castanedo
paul leduc
regrabación jean pierre joutel
j.r. robescoc
productores jean-marc garrand
vicente silva
bosco arochi
cordinación andrés paniagua
andré paquet
coordinación técnica gilles pelloquin
administración thelma meraz

coproducción:
office national du film de canada
cine-difusión sep, méxico

título en francés:
ETHNOCIDE



EL SAINETE POSTERIOR...

En noviembre de 1976...

...18 críticos de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (FIPRESCI) entre ellos el polaco Boleslaw Michalek y el francés Marcel Martin, presidente y vicepresidente de ese organismo, vinieron a México, invitados por el Banco Cinematográfico, para ver un conjunto de películas nacionales (24 en total) representativas en su mayor parte del mejor cine realizado en el país durante los últimos tres años.

Al cabo de las exhibiciones, los críticos declararon en su mayoría que entre todas las cintas vistas, la que más les había impresionado era un documental de largo metraje, “Etnocidio-Notas sobre el Mezquital” que, en marzo de 1976, Paul Leduc hizo al margen de los canales de producción del propio Banco....

(principio del artículo de Emilio García Riera, en Proceso, 8 de enero de 1977)

Sin embargo, cabe temer que “Mezquital” no se exhiba al público mexicano, que, lógicamente es el que mayor interès y beneficio deduciría de conocerla...

(final del mismo artículo de Emilio García Riera, en Proceso, 8 de enero de 1977)




...Y se confirma:
"no se permite su exhibición comercial..."



marzo 1977 :

...pero los periodistas cinematográficos mexicanos, ( PECIME )
...la premian ( 2 “Diosas de plata” )







marzo 1977 :

...aunque la
Academia Mexicana de Ciencias y Artes Cinematográficas,
dictamina que la película “no se ajustó” a las normas...




mayo 1977 :
...sin embargo, la película va a cannes...













CANNES . AÑO XXX

Y ya que hablamos del cine de hoy, no estará de más una anotación que no puede haber escapado a quien haya ido por el Festival de Cannes con los ojos medianamente abiertos : El cine de 1977 muestra su deseo de “pegarse a la realidad”, de convertirse en testigo fidedigno de unos hechos que gracias a él pueden ser conocidos por millones de personas. Me refiero al documental, que – especialmente en su fórmula de largometraje- ha contituído el bloque de mayor entidad y mejores resultados del Festival de Cannes de este año.

Excluídos por principio de la competición oficial, encontraron acogida en la sección “L´air du temps”, en la Quincena de Realizadores, e incluso, -en un solo caso, el notable “Etnocidio” del mexicano Paul Leduc-, en la Semana de la Crítica...

Fernando Lara
revista “Triunfo”
Madrid

junio 1977 :
...y la Academia, “reconsidera”...




y la Cineteca Nacional...
(la de Margarita López Portillo, antes de que se quemara)
“...le abre sus puertas...”



...por poco tiempo.

1979
...y Zafra (la de entonces)
...la distribuye por el país...




...y colorín, colorado...

...desde entonces (más de 30 años)
la película no ha sido exhibida,
así que puedes considerarla un estreno...

si crees que aún tiene vigencia,
imprime tu propia cajita
y corre la voz...
(es gratis)